70 Binladens (2018)

Publicado: julio 13, 2019 en España, Europa, Películas, Thriller

Raquel (Emma Suárez) es una mujer con una complicada situación personal que le lleva a necesitar conseguir con 70 Binladens (2019)urgencia, en 24 horas, 35.000 euros, conocidos coloquialmente como 70 binladens. Su última esperanza es un préstamo bancario. La irrupción de dos atracadores (Nathalie Poza y Hugo Silva) cuando está a punto de cerrar la transacción complica aún más su situación, pero Raquel sabe que no tiene otra opción que salir de allí con el dinero, al precio que sea.

Koldo Serra, junto con los productores Ales de la Iglesia y Carolina Bang, intentar crear un thriller serio de atracos con varios giros argumentales tipo “Sospechos Habituales”; y he ahí donde pinchan en hueso. El film se queda bastante normalito, la tensión brilla por su ausencia, algunas escenas son patéticas (lo del partido de fútbol, y la genta acordonada en la misma plaza), Hugo Silva da pena. Lo que se salva es la buena actuación de Emma Suárez, y la excelente Nathalie Poza.

Anuncios

El joven y brillante especialista en medicina forense camarada Bukarov, toma posesión de su cargo y pronto comienza a trabajar en el caso del asesinato de un niño. Sin haber tenido tiempo de examinar el cuerpo, a Bukarov le llegan siete cadáveres más. Tras un estudio concienzudo, comunica a sus superiores que en la zona hay un asesino en serie, y pide medios para detenerlo.

Un film bastante brillante aunque con muchas connotaciones políticas. Por un lado, destaca toda la investigación (siempre frenada), así como las buenas interpretaciones de Stephen Rea, Donald Sutherland (como casi siempre), y del asesino interpretado por Jeffrey DeMunn. Se nota en exceso la crítica destructiva del régimen soviético sobre asesinatos y demás (como ocurre siempre en cualquier dictadura). Un excelente thriller en todos los aspectos.

En la lluviosa madrugada del 2 de octubre de 1968, ocho personajes que esperan un camión en una remota estación en el medio de la nada para dirigirse a Ciudad de México comienzan a ser víctimas de un extraño fenómeno.

Otra película donde Isaac Ezban, nos da muestras de su gran originalidad y su imaginación. Sin embargo este film es todavía más extraño que el anterior que tuve ocasión de ver. Es una mezcla entre la comedia de horror surrealista y la ciencia-ficción, con un resultado bastante flojo. Las actuaciones dejan bastante que desear, y la trama se va líando de un modo bastante al azar; aunque al final se aclare todo. Lo mejor ha sido los excelentes juegos de cámaras, aunque el film no me haya gustado mucho.

Dos historias paralelas sobre personajes atrapados en espacios ilógicamente infinitos: dos hermanos y un detective atrapados en unas escaleras infinitas, y una familia atrapada en una carretera infinita…

Me ha parecido una auténtica genialidad. Sin grandes efectos especiales y con muy poquitos actores, el director Isaac Ezban nos sumerge en este mundo atrapado sin fin. Excelentes los actores, y sorprendente todo el desarrollo final, en ambas historias. Como digo yo, ciencia-ficción de la buena.

Ihei Misawa y su esposa Tayo paran para descansar en una posada de Japón en la época imperial. Su relación con los habitantes del pueblo es exquisita y la generosidad de Ihei le lleva al castillo de Lord Shigeaki. Sin embargo estos buenos sentimientos de los Misawa tendrán como recompensa los celos de parte de los asistentes de Lord Shigeaki.

Una película con guión de Akira Kurosawa, donde se rinde un gran homenaje a su cine. Un film de una belleza plástica en todos los aspectos, banda sonora, diálogos, silencios, etc. Sin embargo, me ha parecido un tanto fantasiosa: ¿dónde se ha visto un ronin que su profesión es matar gente, siendo siempre amable y correcto?. Yo no he vivido en esa época, pero me imagino que alguién así, no creo que pudiera ser un samurai. Hace acopio del “buenismo”, una utopía mientras exista el ser humano. Aún así, notable alto.

Varsovia – Carlos Sisí

Publicado: julio 5, 2019 en Libros

La humanidad por fin se ha puesto de acuerdo en algo: hemos decidido dormir y soñar hasta desaparecer. Noche tras noche, por todo el mundo se repite el mismo fenómeno. La gente tiene unos sueños tan maravillosos que, a su lado, la realidad parece una mala copia. Las pastillas para dormir empiezan a agotarse. La gente se queda en sus casas enganchada a cualquier droga que le haga dormir. No comen ni beben y, poco a poco, las calles se vacían. Mientras tanto, los pacientes de una residencia psiquiátrica a las afueras de París, sin médicos ni enfermeros que cuiden de ellos, se verán obligados a abandonar la seguridad de su encierro para buscar las respuestas que den sentido a un mundo que se apaga.
De nuevo Carlos Sisí nos transporta con su excelsa imaginación, a un libro entre la ciencia-ficción, lo espiritual y esotérico, y lo onírico. Durante una gran parte del mismo el libro resulta magistral, tanto en su planteamiento como en su desarrollo, y con unos personajes excepcionales. Sin embargo, como en muchos libros de este autor, hay un momento en el que esa imaginación, no se si se desborda demasiado o se fuerza demasiado, y resulta un tanto anodino tantas reiteraciones dentro de la misma trama. También se echa en falta algo de explicación, sobre la inmunización de los protagonistas al problema del sueño. Notable bajo.

Un hombre con una capacidad excepcional auditiva se embarca en un submarino nuclear francés, convirtiéndose en una parte fundamental de su tripulación.

Para un gran amante de las películas de submarinos, esta me ha parecido que resulta bastante decente. Como es habitual en este tipo de cine, recrea bien esas acciones claustrofóbicas que ocurren dentro del submarino. También destaca la habilidad de nuestro protagonista, que a veces parece una obsesión (lo de la escena romántica creo que sobraba). Bien narrada y bastante entretenida.

An Elephant Sitting Still (2018)

Publicado: junio 23, 2019 en Asia, China, Drama, Películas

Al norte de China, una enorme ciudad posindustrial está sumida en una niebla perpetua que atrapa a sus habitantes. Una mañana, un simple altercado entre dos adolescentes de un instituto va a forjar el destino de cuatro individuos, victimas del egoísmo familiar y de la violencia social. Lo único que comparten es la misma obsesión recurrente: huir hacia la ciudad de Manzhouli, donde según dicen, un elefante de circo permanece sentado durante horas, inmóvil, impasible, ajeno a los problemas del mundo.

La primera vez que intenté ver esta película solo duré 30 minutos, y es que casi 4 horas de duracción echan para atrás. Después leí lo que hizo el director con su vida al poco tiempo de acabar este su único film…, suicidarse; y me  comió la curiosidad para ver qué tipo de film había realizado, eso sí, lo he tenido que hacer en tres veces. Nos cuenta la historia de 4 personajes (en un principio con historias inconexas) bastante asqueados con su vida y que poco a poco esas historias se van uniendo. Creo que hay un poco de  cada personaje en la vida del director. Luego la fotografía resulta un tanto gris y anodina, lo que hace juego con lo que sienten los personajes. La forma de contarnos su vida y lo que pasa a su alrededor sí que me ha parecido genial con diálogos la mar de interesantes. Sin embargo, la forma de rodaje con cámara en mano, casi siempre en primar plano (con los fondos borrosos) y persiguiendo de forma pusilánime a nuestro protagonistas tiene su doble vertiente. por un lado, nos muestra la excelente labor de los actores y actrices, donde parece de verdad que es su vida; sin embargo, tiene otro lado nefasto, y es la persecución cámara en mano constante detrás de las espaldas y nucas de los protagonistas, con escenas interminables viendo espalda, nuca y mochila (como recurso valdría, pero tanta reiteración cansa); sin esas escenas creo que el metraje se habría reducido bastante. Una película diferente, que a mí no me ha llegado a llenar del todo.

Chernobyl (2019)

Publicado: junio 23, 2019 en America, Drama, Estados Unidos, Histórica, TV

El 26 de abril de 1986, la Central Nuclear de Chernóbil, en Ucrania (por entonces perteneciente a la Unión Soviética), sufrió una explosión masiva que liberó material radioactivo en Ucrania, Bielorrusia, Rusia, así como en zonas de Escandinavia y Europa Central. La serie relata, desde múltiples puntos de vista, lo que aconteció en torno a una de las mayores tragedias en la historia reciente, así como los sacrificios realizados para salvar al continente de un desastre sin precedentes.

Extraordinara miniserie de tv, donde destaca todo; o sea, no tiene nada malo. Imágenes impactantes, investigaciones por parte de los que querían saber la verdad, muy interesantes; se aprende conocimientos científicos acerca de como funcionaban esas centrales nucleares; a pesar de todo, como mucha gente trabajó en beneficio de los demás; y también, como no, la corrupción generalizada para intentar ocultar la verdad y que no salpique a los dirigentes. Sobresaliente.

Una adolescente (Rugaard) es criada es un refugio subterráneo por una madre robot que ha sido diseñada para repoblar la Tierra en caso de que se produjese una catástrofe. El vínculo entre ambas se ve amenazado cuando la joven lleva a su casa a una desconocida ensangrentada (Swank) que pone en tela de juicio todo lo que su madre robótica le ha enseñado sobre el mundo exterior. La adolescente tendrá que averiguar cuál de las dos dice la verdad para poder tomar una decisión con respecto a su futuro.

Otra película de Netflix con un argumento bastante original. Una película de ciencia-ficción o más bien drama postapocalíptico donde a cada tramo que pasa le van surgiendo a uno mismo las mismas preguntas y dudas que le van surgiendo a la protagonista. A pesar de solo haber 2 actrices y un robot, el film genera esa tensión con las premisas que da tanto la mujer como Madre. Lo que menos me ha gustado ha sido el final, me ha parecido bastante simplón. Un notable.