Archivos de la categoría ‘Apocalíptica’

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras el mundo se enfrenta al apocalipsis, un grupo de viejos amigos se reúne para celebrar la Navidad en una idílica casa de campo en Reino Unido. Incomodados por la idea de la inevitable destrucción de la humanidad, deciden afrontar la situación con tranquilidad, abriendo otra botella de Prosecco y continuando con la celebración? Pero, por mucho que quieran fingir normalidad, tarde o temprano, tendrán que hacer frente a la idea de que es su última noche.

Otro de esos argumentos que pasan por Sitges y que nos deleitan con su originalidad (al igual que «The Innocents», «Tides» y «Lamb»). Cine de verdad, sin grandes alardes y donde todo el peso recae en el propio argumento, la narración y los protagonistas. Un drama fantástico y terrorífico (por el desenlace que parece que se viene encima, más que por la propia trama), disfrazado de conflictos familiares y personales (como si no pasara nada). Aunque a veces chirría un poco esos conflictos, todo el desenlace final, en esa última media hora me parece grandioso. Otro notable alto.

La Tierra se ha vuelto inhabitable para los humanos, y la élite se instala en el planeta Kepler 209, cuya atmósfera vuelve estériles a los nuevos habitantes. Generaciones después, se establece un programa para determinar si es posible nuevamente la vida en la Tierra, pero la cápsula espacial pierde el control…

Una buena historia; muy bien narrada; y con una buena trama que va pegando sus giros argumentales con acierto. Buenos efectos visuales (la recreación del desolado paisaje es genial), y también me ha gustado la interpretación del personaje principal Blake (Nora Ardenezer). Ciencia-ficción de calidad y entretiene. Un bien alto.

Despues de una guerra nuclear,la sociedad se ha dividido en dos grupos,los malvados Euraks y la federacion rebelde.Un un hombre llamado Parsifal es llamado por los rebeldes,para adentrarse en Nueva York,controlada por los Euraks y salvar a la unica mujer fertil que queda en la tierra.

Un batiburrillo de alguna que otra película, como «Mad Max» (1979) o «1997. Rescate en Nueva York» (1981); que incluso también alguna futura que bebería de este film de serie Z, como serían «Cyborg» (1989), o «Hijos de los Hombres» (2006). Un film bastante malo y patético por los efectos especiales, interpretaciones, etc; pero que sin embargo resulta muy entretenida. Solo hay que dejarse llevar, disfrutar y olvidarse de ciertos clichés: eso sí, para verla solo una vez.

El volcán en la montaña Baekdu hace erupción repentinamente, causando varios terremotos tanto en Corea del Norte como en el Sur. El caos reina en la península de Corea cuando se predicen más erupciones. Para prevenir un desastre mayor, Jeon Yoo-kyung (Jeon Hye-jin) planea una operación basada en la teoría del profesor Kang Bong-rae (Ma Dong-seok), quien ha estudiado la montaña Baekdu y sus posibles erupciones. Jo In-chang (Ha Jung-woo) es el capitán del equipo de fuerzas especiales y es asignado a la operación que mantiene el destino de ambas Coreas en la balanza. Él contacta a Lee Joon-pyeong (Lee Byung-hun), un espía norcoreano para realizar la operación conjuntamente. Mientras, su esposa embarazada, Choi Ji-young (Bae Suzy), está sola en Seúl intentando sobrevivir en medio del desastre.

Otra de esas película que uno parece que ha visto en multitud de ocasiones. Cine apocalíptico, y grupo intentar resolver la situación. Y aunque el argumento está ya muy manoseado, el film mezcla también muchas escenas de tiroteos, persecuciones en coche y bastantes toques de humor, lo que le da otro aire más diferente a la trama. Normalita (con buenos efectos especiales), pero entretiene al personal.

Un padre y su hija están atrapados en el bosque después de que una pandemia mortal alterara radicalmente el mundo.

Brillante película nos deja Casey Affleck, tanto dirigiendo como actuando (refleja perfectamente el miedo de un padre a lo que le puede pasar a una hija). Aunque el metraje se hace un poco pesado, sobre todo al inicio donde apenas pasa nada y pasan muchas cosas (las conversaciones padre-hija resultan a veces largas, pero resultan que son imprescindibles en ese mundo postapocalíptico). A medida que va avanzando la trama, la cosa se va poniendo más interesante. Toda la segunda mitad del film va «in crescendo», para rematar en todo un desenlace final notable. Excelente también el papel de la niña Anna Pniowsky. Una especie de road movie, donde la relación familiar es la que destaca sobre todo lo demás.

En un futuro próximo e incierto, un brusco cambio climático ha conducido a la extinción de la vida en la Tierra. En un mundo de fronteras redibujadas, los inmigrantes son aparcados en campos en los que esperan poder integrarse en las ciudades protegidas por escudos magnéticos.

Un film que empieza posapocalíptico bastante interesante en su propuesta, donde te va metiendo con algo de suspense en esa sociedad distópica donde lo principal es el alimento (cereal o trigo). Sin embargo, cuando empieza a ponerse interesante la película pega un giro en una especie de road-movie en la búsqueda de algo que no se sabe si existe o no (también todo ese tramo resulta interesante). Lo peor de todo, es cuando a todo lo anterior le incrusta lo espiritual lo que hace que la peli se resienta, se haga un tanto larga y llega a aburrir. También deja muchas cosas en el tintero (la hija del científico y sus letras extrañas, por ejemplo). Lo que si cabe destacar es la fotografía sobresaliente de esos parajes tan secos y áridos como impactantes (ahí el blanco y negro ayuda mucho). Notable en muchos aspectos, suficiente raspado en otros.

En el estuario fronterizo entre los Países Bajos y Bélgica se produce una gran inundación debio a la rotura de unos diques de contención, debido a una gran tormenta. La serie cuenta cinco historias independientes a ambos lados de la frontera, que van desde el primer ministro hasta un preso de la carcel, que veran como sus vidas cambian por completo a causa de la inundación

Una buena miniserie, donde si uno espera ver grandes efectos especiales con la inundación, se va a llevar un chasco; como mucho las escenas de fotografía y paisajes inundados que resultan impactantes. Nos narra los dramas, la luchas, la supervivencia, etc; en ese grupo de personas totalmente inconexas entre sí, haciendo una serie bastante «humana» (aunque a mí me parece que faltan cosas como en cualquier catastrofes como personajes donde hacen lo que sea para subsistir, en esta serie son todos como muy buenos). Un bien alto.

Sigue la historia de una familia que vive en una casa en el bosque cuidándose de no emitir ningún sonido. Si no te escuchan, no pueden cazarte…

Una película con poquísimos diálogos (la mayoría de ellos, mediante señales y signos); aún así me esperaba un producto comercial exagerado, y sin embargo, me ha sorprendido gratamente. Mucho hincapié en el día a día de la familia en un mundo silencioso para evitar…?. Excelentes los papeles de las dos féminas. Lo que menos me ha gustado ha sido es la escena final. Notable.

En un futuro apocalíptico cercano, Suecia sufre un ataque de una fuerza desconocida. En mitad del caos, Alex (Christoffer Nordenrot) está obligado a regresar a su localidad natal para reconciliarse con su padre. También intentará reunirse con la novia de su juventud, Anna (Lisa Henni), al tiempo que tratan de salvarse y sobrevivir hasta la efectiva transformación posible hacia una nueva Suecia.

Un film con altos y bajos. Por un lado buena intriga sobre lo que pasa, donde se enseña más bien poco de lo que pasa, pero mucho lo que afecta eso a los habitantes donde sucede el argumento; acompañado de buenos efectos especiales y buenas interpretaciones de padre e hijo. Sin embargo, tiene esos bajos, donde ese efecto romanticón y pastelón hace que la peli venga a menos; y ya el toque final por tv durante los títulos de crédito me parece patético. Entretenida por unos casos, en otros cansa.

Sam, una adolescente, es una de las últimas supervivientes de una Tierra post-apocalíptica. Con el transbordador final programado para salir del planeta, Sam debe decidir si viajar al punto de lanzamiento y unirse al resto de la humanidad; o permanecer en la Tierra, y ser un náufrago en el único hogar que ha conocido.

Aunque un tanto lento, a mí me ha gustado; es de esas películas de ciencia-ficción sin apenas acción ni cosas espectaculares, ni naves, ni armas sofisticadas, ni nada por el estilo. Es de los films que le hacen pensar a uno sobre la toma de decisiones en situaciones críticas (en este caso, la devastación del planeta). Buena pareja de actores; aunque el final me ha parecido un tanto surrealista. Un bien alto.