Archivos de la categoría ‘Bélica’

Horas después de que la primera bomba atómica fuera arrojada en la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, el jefe de Estado Mayor Ryokitsu Asakura (Shinichi Tsutsumi) llama al comandante Shinichi Masami (Koji Yakusho) para que lidere una misión en la que se hará cargo de un submarino alemán, el I-507, el cual cuenta con una arma secreta, llamada el sistema Lorelei, para interceptar los buques americanos que transportan otras dos bombas atómicas en dirección a la isla de Tinian, donde allí les esperan los B-29 que las lanzaran, primero en Nagasaki y más en tarde Tokio. Sólo el teniente Narumi Takasu (Ken Ishiguro) conoce el funcionamiento del sistema Lorelei y es reacio a compartir sus conocimientos con Masami. Masami también descubre que entre la tripulación se encuentran dos pilotos suicidas o tokko, uno de ellos Yukito Orikasa (Satoshi Tsumabuki), pero ignora cuál es su misión. Los mismos tokko tampoco conocen el objetivo de su misión.

Me esperaba bastante más de este film; parco en efectos especiales, poca tensión, interpretaciones aunque son correctas no llegan a calar al espectador, y sobre todo un patriotismo exacebardi durante todo el film sin dar importancia a lo demás, resulta demasiado patético y cansino. Decepción.

Anuncios

En Kabylie, en junio del 1959, Terrien, un teniente idealista, toma el comando de una sección de la armada francesa. Allí, encuentra al sargento Dougnac, un militar de carrera, puro y duro. Las atrocidades de esta guerra, así como que sus diferencias, van a poner rápidamente a los dos hombres a prueba.

Interesante film sobre la guerra en Argelia, donde nos hace ver las atrocidades y secuelas que traen las guerras. Me ha parecido muy real, y nos mete de lleno en la controversia de lo que está bien o mal, dependiendo del bando en el que estén. También muy logrado el no caer en el victimismo de que unos son buenos y otros malos, en las guerras solo ganan los que sacan algo a cambio; los que luchas pierden todos. Bastante buena.

Zona hostil (2017)

Publicado: julio 28, 2017 en Bélica, España, Europa, Películas

A un convoy americano escoltado por la Legión española le estalla una mina al norte de Afganistán, y el inexperto Teniente Conte (Raúl Mérida) queda al mando de una dotación para proteger a los heridos hasta que los evacuen. La capitán Varela (Ariadna Gil), médico militar, acude al rescate en un helicóptero del Ejército Español, pero el terreno cede durante el aterrizaje y el helicóptero vuelca, dejando a los rescatadores atrapados junto a los legionarios en medio de la nada. El impulsivo Comandante Ledesma (Antonio Garrido) propone un arriesgado plan para rescatarlos a todos y, además, llevarse el aparato siniestrado.

Un buen film bélico, donde destaca toda la operación para el rescate programado (muy bien narrado), así como el trabajo de Raúl Mérida y Ariadna Gil. En un nivel más bajo el resto del elenco, aunque no se nota debido a la excelente dirección y a un ritmo bastante alto. También sirve para enseñarnos la importancia hoy en día de un ejército y como hay personas ingresadas en él, que se juegan la vida.

Rusia, noviembre 1941. Las tropas alemanas se acercan a Moscú. En los alrededores de la ciudad un grupo de 28 soldados del Ejército Rojo de la división 316, bajo el mando del general Ivan Panfilov, trata de detener el avance de la 11 División Panzer, compuesta por 54 tanques y numerosas tropas del ejército nazi.

Un film que nos narra un hecho real, pero que durante los primeros 45 minutos resultan auténticamente tediosos, con charlas, anécdotas y diálogos cansinos entre los soldados rusos que se hacen insoportables…; “creo que eso fué la causa del fracaso de Alemania en Rusia, se fueron para no escuchar a los rusos sus conversaciones” (esto es broma). El resto del film resulta bastante interesante, y bastante buena la defensa heróica contra los tanques.

Primeros meses de la Guerra Civil en España. El 27 de diciembre de 1936 fue derribado uno de los aparatos que formaban una escuadrilla aérea perteneciente a las Brigadas Internacionales, y que cayó sobre el término municipal de Valdelinares, en Teruel.

La película estuvo lista en julio de 1939. Se proyectó dos veces en París y en pases privados, pero el Gobierno de Franco presionó a la diplomacia francesa en Madrid hasta que la censura prohibió su exhibición pública. Durante la Segunda Guerra Mundial se destruyeron todas las copias que se encontraron, por lo que se llegó a pensar que la película se había perdido para siempre, hasta que se descubrió una bobina etiquetada con un nombre que no correspondía al título. Se hicieron copias y se estrenó el año 1945, presentándola como un filme francés. En España no se vio hasta 1978.

Si lo que en un principio parece un film propagandístico, uno se lleva una grata sorpresa por la pulcritud con la que trata el tema de la Guerra Civil Española. No solamente evita con gran acierto la propaganda republicana, sin que también nos enseña que una guerra no hay buenos ni malos, sino gente que se enfrenta unos  con otros porque alguien lo ordena. Un notable alto.

Se puede ver en la página oficial de Rtve:

http://www.rtve.es/alacarta/videos/filmoteca/sierra-teruel-1938/3918025/

 

Tras la invasión de Irak en 2003, un destacamento de soldados debe acometer una peligrosa misión: reparar el sistema de agua de una aldea en la que no son bien recibidos.

Otra acierto de Netflix, donde se pueden algunas películas de muchísima calidad sin grandes actores ni renombres pomposos; pero que con un buen argumento y haciendo las cosas bien salen films bastante interesantes. Unas pocas escenas de acción, haciéndonos ver que el trabajo de los soldados en este tipo de zonas conflictivas dan mucho de sí, y se juegan la vida, no solamente disparando tiros porque sí, sino con un gran transfondo. Bastante buena.

A finales del siglo XIX, en la colonia española de Filipinas, un destacamento español fue sitiado en el pueblo de Baler, en la isla filipina de Luzón, por insurrectos filipinos revolucionarios, durante 337 días. En diciembre de 1898, con la firma del Tratado de París entre España y Estados Unidos, se ponía fin formalmente a la guerra entre ambos países y España cedía la soberanía sobre Filipinas a Estados Unidos. Debido a esto, los sitiados en Baler son conocidos como “los últimos de Filipinas”.

Un remake bastante más fiel a la realidad que seguramente supuso este suceso, que su predecesora de 1945 que fue un exceso de patriotismo. En ésta más actual, nos hace ver las diferencias de pensamiento entre la gran “inteligencia militar” y el pensamiento del resto de los mortales. Me esperaba algo más de Luis Tosar (demasiado inexpresivo), un correcto Álvaro Cervantes, y un magistral Javier Gutiérrez. Una muy buena película histórica.

La historia se desarrolla durante la Guerra de Corea y tres días previos a la tregua que se lleva a cabo. Antes de ser reclutado por las fuerzas armadas, Nam Bok (Sul Kyung Goo) era un simple granjero. Como soldado de Corea del Sur, recibe un documento secreto que debe entregar, pero un ataque de Corea del Norte hace que lo pierda. Young Gwang (Yeo Jin Goo) es el único soldado sobreviviente de una tripulación de Corea del Norte que viajaba en un tanque de guerra. Cuando decide regresar a su hogar, en el camino encuentra ese documento secreto.

Un film que me ha parecido un remake en plan comedia tanto de Hell in the Pacific (1968) como de Enemy Mine (1985). Rodado con una genialidad aplastante, donde hay un montón de gags que harán que se te suelten las carcajadas; unos sketches tan absurdos como divertidos, donde a cual de los dos protagonistas parece más tonto. Y eso que el final no me ha gustado mucho (toque sensiblero que sobraba).

Es la historia de tres mujeres jóvenes cuyas vidas se ven afectadas por la Segunda Guerra Mundial. Son cinco años en la vida de Mona, Anna y Ruth, entre 1939 y 1944.  La nostalgia, los sueños y el proceso de crecimiento en un momento en que Finlandia fue empujada a la guerra contra la Unión Soviética.

Otro episodio que desconocía, de este grupo que fué numerosísimo, donde las mujeres hacían ciertos tipos de trabajo mientras los hombres estaban en el frente. Una especia de apoyo a los soldados (enfermeras, cuidadores de animales, limpieza de cadáveres, vigilantes del cielo, etc.). Una buena trama, pero que a mí se me ha hecho un tanto sosa. En los momentos de guerra y la convivencia dentro de esos grupos, bien; pero cuando se traslada al entorno familiar parece sacada de cualquier film televisivo de la 1 de rtve en la tarde de los domingos, con los pastelones alemanes.

Seguimos las experiencias de cinco amigos adultos jóvenes de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial . Hasta cierto punto, esta serie puede ser vista como el equivalente alemán de Band of Brothers o The Pacific: partes de la serie son sobre el combate de la Wehrmacht alemana (dos de los cinco amigos son soldados de la Wehrmacht, mientras que uno de ellos es una enfermera). Se nos ha dado una imagen cruda de cómo el ejército alemán en funcionamiento, incluyendo la masacre y, a veces la humillación de sus enemigos. La historia trata de civiles alemanes, así: una de los amigos trata de evitar la deportación de su novio judío seduciendo a un oficial alemán.

Una buena miniserie de 3 episodios, donde nos narra como va cambiando el carácter, la personalidad y la opinión de estos jóvenes a raíz de la Segunda Guerra Mundial. Bastante bien recreada, con unos actores realizando un muy buen trabajo. Por ponerle algún pero, tiene algunos momentos de telenovela barata (los reencuentros de los ámigos resultan un tanto forzados). Lo mejor de todo, como la desilusión se va apoderando de éllos a pasos agigantados.