Archivos de la categoría ‘Distopía’

Cientos de jugadores con problemas económicos aceptan una extraña invitación para competir en juegos infantiles. Dentro les esperan un premio tentador y desafíos letales.

Una serie brutal que engancha desde el inicio. Unos personajes que rallan a gran altura (el principal protagonista, la chica norcoreana y el abuelo; lo bordan). Nos mete de lleno en las personalidades de un grupo de personas, y en sus vidas; y en porque aceptan el reto. Una vez metidos en el juego, la serie pega un giro radical, violento, dramático, etc; hasta llegar a un final que no me ha gustado nada. También tiene algún agujero en el guión, pero en conjunto me ha parecido notable.

The Halt / Ang Hupa (2019)

Publicado: septiembre 9, 2021 en Asia, Distopía, Drama, Filipinas, Películas
Etiquetas:

 

 

 

 

 

 

 

 

Año 2031. Una catastrófica erupción volcánica ha sumido el continente asiático en la oscuridad total y el gobierno de Filipinas está en manos de la demencia totalitaria.

Según leo en la red, una distopía futurista en clave de metáfora. Lo de futurista, vale, porque se desarrolla dentro de no muchos añós, y de ahí viene lo de futurista. Sin embargo, es una crítica feroz hacia los regímenes totalitarios, que por desgracia, siguen existiendo y en donde no existen, sigue habiendo ese tipo de mentalidad retrógrada en una gran parte de la población (inexplicable). Narrado con gran pulcritud, sin banda sonora, tomas en las que hay que disfrutar de lo que se ve y se oye, escenas de diálogos a veces tediosos, etc.; o sea, lo normal en Lav Díaz. Nos cuenta todo lo que les rodea a cinco personajes principales: la prostituta, el revolucionario, las dos mujeres militares, y el dictador (este último, me ha encantado en su personaje de locura). Todo ello en solo 279 minutos, que el director los aprovecha muy bien. Notable.

Año 2035. Tras el azote de un virus asesino que asola la Tierra matando a miles de millones de personas, los supervivientes se refugian en comunidades subterráneas, húmedas y frías. El prisionero James Cole se ofrece como ”voluntario” para viajar al pasado y conseguir una muestra del virus, gracias a la cual los científicos podrán elaborar un remedio. Durante el viaje conoce a una bella psiquiatra y a Jeffrey Goines, un excepcional enfermo mental. Cole tratará de encontrar al ”Ejército de los 12 Monos”, un grupo radical vinculado a la mortal enfermedad.

Hacía ya mucho tiempo desde que ví esta película, así que visionada de nuevo; y comentar que me parece una genialidad en todos los aspectos. Una trama excepcionalmente dirigida; dos actores (Bruce Willis y Brad Pitt), que realizan de los mejores papeles en su carrera; de Madeleine Stowe, me parece que aporte solo una cara bonita. También tiene toques de cyberpunk en algunos aspectos. Bastante intrigante y expectante a cada minutos que pasa. Un notable alto.

Invasión (1969)

Publicado: enero 23, 2021 en America, Argentina, Distopía, Drama, Películas
Etiquetas:

 

 

 

 

 

 

 

 

Aquilea es una ciudad asediada por misteriosos invasores que pretenden apoderarse de ella. La indiferencia de sus habitantes les allanará el camino; sólo un pequeño grupo de resistentes, guiados por un anciano trata de impedir la acción de los invasores en una lucha desigual.

Uno no sabe muy bien si está viendo una distopía en un mundo futuro cercano, un drama en época real, o una metáfora histórica. Bastante extraña pero intrigante en su planteamiento. Una puesta en escena brillante rodada en blanco y negro, con multitud de claroscuros. Excelentes las interpretaciones de la mayoría de los actores, donde Lautaro Murúa brilla a gran altura. Un film diferente para gente diferente.

Gemma (Imogen Poots) y Tom (Jesse Eisenberg) son una joven pareja que se ha planteado la compra de su primera casa. Para ello visitan una inmobiliaria donde los recibe un extraño agente de ventas, que les acompaña a Yonder, una nueva, misteriosa y peculiar urbanización donde todas las casas son idénticas, para mostrarles una vivienda unifamiliar para ellos. Volviendo de la visita, quedan atrapados en una laberíntica e interminable pesadilla surrealista.

Al igual que me pasó con «El Hoyo» (2019), otra película que parece tan rara, extraña y desconcertante como genial, entre la ciencia-ficción y el thriller psicológico con algo de suspense. Si parte del film parece una metáfora sobre la vida en los barrios periféricos que son todos iguales, según aparece el niño y va creciendo, la trama va tomando otros derroteros que te descolocan en muchas ocasiones que parece que te va a estallar el cerebro (como a los dos protagonistas); al igual que todo el desenlace final. Destaca el buen papel de Eisenberg, y espectacular Imogen Poots y sobre todo Senan Jennings en el papel del niño; sin olvidar al personaje del vendedor inmobiliario del inicio, que a pesar de aparecer muy poco da muy mal rollo. Una de esas películas no aconsejable para los consumidores de cine comercial.

El futuro, en una distopía. Dos personas por nivel. Un número desconocido de niveles. Una plataforma con comida para todos ellos. ¿Eres de los que piensan demasiado cuando están arriba? ¿O de los que no tienen agallas cuando están abajo? Si lo descubres demasiado tarde, no saldrás vivo del hoyo.

Para mi gusto uno de esos peliculones que se quedan en la retina por mucho tiempo y que te dejan ese poso para pensar en todo lo que significa tanto la película como la sociedad. Una dispotía en forma de crítica social totalmente feroz, en forma de cárcel, con muchísima violencia y gore. A destacar el papel de Ivan Massagué en el del protagonista, pero todavía mucho mejor el de su compañero de celda (Zorio Eguileor). El film es brutal en todos los sentidos, como nos enseña que depende de donde te toque vivir, así será tu futuro. Eso sí, el final te deja un tanto en shock, porque no se llega a entender. Después de visionar el film y leer en internet la explicación final, tampoco es que me halla quedado muy claro. Un notable alto, pero que muy, muy, muy alto.

Code 8 (2019)

Publicado: enero 27, 2020 en America, Canadá, Ciencia-Ficción, Distopía, Películas
Etiquetas:

Un hombre desesperado que posee poderes especiales se enfrenta a la policía tras cometer un delito menor. Adaptación al largometraje del corto homónimo dirigido por Jeff Chan en 2016.

Un film que me ha gustado bastante. Es una especie de X-Men, pero sin pintas extrañas; como si fueran personas normales. Una metáfora de como es la vida en realidad, que al que es diferente se le margina. Lo que es la trama, aunque bastante reiterada sin que aporte nada nuevo, entretiene; aunque para mi gusto le falta algo más al final, para que despunte.

En un futuro próximo e incierto, un brusco cambio climático ha conducido a la extinción de la vida en la Tierra. En un mundo de fronteras redibujadas, los inmigrantes son aparcados en campos en los que esperan poder integrarse en las ciudades protegidas por escudos magnéticos.

Un film que empieza posapocalíptico bastante interesante en su propuesta, donde te va metiendo con algo de suspense en esa sociedad distópica donde lo principal es el alimento (cereal o trigo). Sin embargo, cuando empieza a ponerse interesante la película pega un giro en una especie de road-movie en la búsqueda de algo que no se sabe si existe o no (también todo ese tramo resulta interesante). Lo peor de todo, es cuando a todo lo anterior le incrusta lo espiritual lo que hace que la peli se resienta, se haga un tanto larga y llega a aburrir. También deja muchas cosas en el tintero (la hija del científico y sus letras extrañas, por ejemplo). Lo que si cabe destacar es la fotografía sobresaliente de esos parajes tan secos y áridos como impactantes (ahí el blanco y negro ayuda mucho). Notable en muchos aspectos, suficiente raspado en otros.

Narra una historia de amor no convencional, ambientada en un mundo distópico, en el que según las reglas establecidas, los solteros son arrestados y enviados a un lugar donde tienen que encontrar pareja en un plazo de 45 días. El tema central es la soledad, el temor a morir solo, a vivir solo, y también al temor a vivir con alguien.

De nuevo, Lanthimos nos sumerge en un mundo y sociedad absolutamente surrealista; y es que creo que a medida que van pasando los años, este director tiene que usar sustancias psicotrópicas para presentarnos semejante truño. De todas las que he visto, solo se salva «Kynodontas» (2009). En esta, «Langosta», el film tiene algo de interés en esa primera media hora de contacto del protagonista con ese lugar y las personas, luego se va diluyendo y resulta aburrida y sin sentido. De nuevo, Lanthimos consigue que los actores y actrices que participen sean absolutamente inexpresivos; no si por orden del mismo o porque también les parece un truño. Surrealista de inicio hasta el fin. Deplorable, y para olvidar.

En un régimen totalitario de una sociedad futura, se ha conseguido eliminar la guerra a base de suprimir todas las emociones: los libros, el arte y la música están estrictamente prohibidos, y los sentimientos se consideran crímenes que deben ser castigados con la muerte. Clerick John Preston (Christian Bale) es un agente del gobierno cuya misión consiste en ejecutar a quienes desobedezcan estas reglas; sin embargo, en un cierto momento, empieza a preguntarse cuáles son sus sentimientos y emociones y si merece la pena vivir sin ellos.

He vuelto a revisionar este film que hace unos años me gustó tanto, y como no estaba publicado en el blog, pues dejo mis pequeñas impresiones. Una película que realiza una mezcla entre «Farenheit 451» (1966) y «Matrix» (1999). Si los pocos combates que hay cuerpo a cuerpo se parecen bastante a los de «Matrix»; hace mucho más hincapié en la cuestión de la sociedad totalitaria y la pelea por salir de élla; primero en la confrontación mental individual y luego contra el poder establecido. Me ha gustado tanto o más como cuando la ví por primera vez.