Archivos de la categoría ‘Suspense’

Jessie (Carla Gugino) y Gerald (Bruce Greenwood) son un matrimonio maduro que viaja a una remota cabaña con la esperanza de revitalizar su deteriorada relación en un sitio apartado y tranquilo. Allí Gerald propone a su mujer un juego sexual: esposarla a la cama para incrementar las sensaciones. Pero cuando éste muere de un infarto, Jessie tendrá que luchar por su supervivencia.

El film empieza bastante bien, tanto por el esfuerzo de ella por intentar arreglar esa situación de pareja, como por el terror que se crea cuando sucede la muerte del marido; a raíz de ahí el film pega un cambio tan radical como absurdo, deja el terror por un lado (aunque en ocasiones aparece), para convertirlo en un batiburrillo donde aparecen el drama personal de la protagonista por un lado, y la paranoia y la locura por otro. Tampoco ayuda la interpretación del marido (demasiado forzada). Una película pasable, tirando hacia abajo. Lo mejor de todo, el perro.

Anuncios

Hsiao Yen, una joven campesina, ha venido a la ciudad a buscar trabajo. Su primer trabajo es como criada. El jorobado sirviente Lei Kung le dice que el amo de la casa es inválido.

Un film que más de cine negro, se acerca al suspense y al terror; eso sí, un terror demasiado psicodélico por el abuso excesivo de sonidos estridentes. Una atmósfera de agobio y misterio dentro de la casa recreada con gran brillantez. Lo que menos me ha gustado ha sido todo el desenlace final, demasiado patético (tampoco acompañan las interpretaciones).

The Ambulance (1990)

Publicado: octubre 11, 2017 en America, Estados Unidos, Películas, Suspense

Josh conoce por casualidad a Cheryl, que le confiesa que es diabética cuando comienza a sufrir un ataque. Una ambulancia interviene rápidamente llevándola al hospital. Cuando, a la mañana siguiente, Josh decide hacerle una visita, Cheryl ha desaparecido sin dejar rastro. Cuando se da cuenta de que la policía no le hace caso, Josh decide investigar por su cuenta.

Otra de esas películas que ni me acordaba de élla, pero al leer la sinopsis se me venía algún que otro flash-back. Un film que parece de terror pero no lo es; tiene algo de intriga pero muy poco…, es más un film de aventuras con esos pequeños toques de suspense ochenteros. James Earl Jones en el papel del policía me parece absolutamente sobreexagerado; y es curioso ver a un jovencísimo Eric Roberts que también sobre actúa un poquito, en ese papel de galán sobrado de recursos. Para mí, lo mejor de todo es la incesante aparición continúa de la ambulancia en busca de posibles vícitimas o de nuestro protagonista. Entretenida.

Anna sufre de agorafobia tan agobiante que cuando un trío de delincuentes irrumpen en su casa, no se atreve a huir. Pero lo que los intrusos no se dan cuenta es que la agorafobia no es su única psicosis.

Un film que a pesar de su sangriento póster, y si se ha visionado el trailer; es mucho menos de lo que parece. Apenas hay sangre y muy pocos sustos. Es más bien la tensión y el suspense que se crea, de lo que parece que va a ser y no es; como si quisiera llegar al clímax de terror pero se queda a medias (no se si con intención o no). De terror poco, de suspense un poquito más. Entretenida.

En los márgenes del río Baztán, en tierras de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en circunstancias que relacionan ese crimen con un asesinato ocurrido un mes atrás. La inspectora Amaia Salazar dirige la investigación, la cual le llevará de vuelta al pueblo de Elizondo, donde ella creció y del que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las complicadas derivaciones del caso y sus propios fantasmas, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un implacable asesino, en una tierra fértil en supersticiones y brujería.

Otro buen thriller español, con una trama la mar de interesante, con una fotografía que genera constantemente una oscuridad, frío y humedad que parece que se te mete en el cuerpo; acompañada de una excelente banda sonora hace que el suspense esté plenamente a cada momento del film. Muy buena Marta Etura en el papel de Amaia Salazar, y sobre todo Elvira Mínguez en el papel de Flora Salazar. Se echa algo en falta en algún momento de la peli, más imágenes durante algún día soleado del pueblo de Elizondo, porque tiene pinta de ser muy bonito y en el film lo han dejado un tanto de lado para sumergirnos en un ambiente casi tétrico por completo.

Un joven y ambicioso ejecutivo de empresa (Dane DeHaan) es enviado para traer de vuelta al CEO de su compañía, que se encuentra en un idílico pero misterioso “centro de bienestar”, situado en un lugar remoto de los Alpes suizos. El joven pronto sospecha que los tratamientos milagrosos del centro no son lo que parecen. Cuando empieza a desentrañar sus terribles secretos, su cordura será puesta a prueba, pues de repente se encontrará diagnosticado con la misma y curiosa enfermedad que mantiene allí a todos los huéspedes, deseosos de encontrar una cura.

Un film que aparentemente parece una especia de “Shutter Island” (2010), pero que sin embargo a mí se me ha parecido más a “Stonehears Asylum / Eliza Graves” (2014). Es incluso mejor que las anteriores; muchísima intriga y suspense en todo lo referente al edificio, historia y lo que pasa allí dentro. Excepcional en el papel protagonista Dane DeHaan. Por ponerle algún pero, todo el desenlace final se parece demasiado a la anterior expuesto del 2014.

Un joven afroamericano visita a la familia de su novia blanca, un matrimonio adinerado. Para Chris (Daniel Kaluuya) y su novia Rose (Allison Williams) ha llegado el momento de conocer a los futuros suegros, por lo que ella le invita a pasar un fin de semana en el campo con sus padres, Missy (Catherine Keener) y Dean (Bradley Whitford). Al principio, Chris piensa que el comportamiento “demasiado” complaciente de los padres se debe a su nerviosismo por la relación interracial de su hija, pero a medida que pasan las horas, una serie de descubrimientos cada vez más inquietantes le llevan a descubrir una verdad inimaginable.

Otro soplo de aire fresco a los thrillers de suspense; bastante sorprendente en su trama y muy bien dirigida. Si el personaje principal lo realiza de 10 Daniel Kaluuya, a mí todavía me ha parecido más espectacular el papel de la novia con Allison Williams que te deja en k.o. técnico. En algunos aspectos me ha recordado también a la excepcional “5150 Rues des Ormes” (2009).

onthakan_the_blue_hour-234153369-large

Tam es un chico solitario que sufre bullying en su colegio. En casa, su padre, que trabaja en el ejército, siempre le pega. Su madre y su hermano no confían en él. Un día, Tam conoce por internet a Phum, un misterioso chico. Deciden quedar en una piscina abandonada. Se acuestan juntos y empiezan a salir…

Un film un atípico; tanto por el tema que trata como por la procedencia del mismo. Si durante la primera hora, una parece que está viendo un drama dulce y trágico-romántico un tanto lento y a veces un poco aburrido (casi todo el rato son escenas con los dos protagonistas); el film en los últimos 40 minutos pega un gira absolutamente bestial, y cambia de registro hacia el suspense cuasi terrorífico y a un final que resulta un tanto líoso en algunos aspectos. Tan diferente como asombroso.

53544

Joaquín está en silla de ruedas. Su casa, que conoció tiempos mejores, ahora es lúgubre y oscura. Berta, bailarina de striptease, y su hija Betty, llaman a su puerta respondiendo a un anuncio que puso Joaquín para alquilar una habitación. Su presencia alegra la casa y anima la vida de Joaquín. Una noche, mientras trabaja en su sótano, Joaquín escucha un ruido casi imperceptible. Se da cuenta entonces que una banda de delincuentes está construyendo un túnel que pasa bajo su casa con la intención de robar un banco cercano.

Genial la película de principio a fin. Leonardo Sbaraglia está enorme, así como Pablo Echarri en el papel del jefe de los malos. Clara Lago deja un nivel bastante bajo (habitual en élla, de donde no hay no se puede sacar); la niña Uma Salduende también está bastante correcta y Federico Luppi está en esa época en que la edad ya no perdona. La trama siempre está intrigante y los giros del trepidante final son buenísimos.

53442

Una anciana se ha retirado en su remoto hogar en el campo francés, cuando una joven pareja extranjera de vacaciones se mete de repente en su aislada vida.

Un film que desde el inicio hasta casi el final, resulta bastante intrigante; porque aunque realmente no pasa nada, siempre está la curiosidad e intriga de lo que pasa entre la pareja y la anciana. Una intriga y suspense muy bien llevada. Sin embargo los últimos 15 minutos pega un cambio absolutamente inesperado, como si fuese un bofetón por sorpresa y te dijera: “¿Estabas viendo una película? Pues ahora estás viendo otra diferente.” Todavía estoy dudando de si me ha gustado mucho o por el contrario he terminado odiándola.