Archivos de la categoría ‘Japón’

Mozu: The Movie (2015)

Publicado: octubre 14, 2017 en Acción, Asia, Japón, Películas, Thriller

Un grupo terrorista dirigido por un misterioso hombre llamado Daruma quiere controlar todo Japón. Un agente retirado se verá envuelto en un ataque y regresará a la acción. Basada en la serie de TV del mismo título.

Me esperaba algo más de cine negro y de tensión como en  cualquier thriller más o menos normalito. No se si porque no he visto la serie en la que está basado, pero me ha parecido bastante líosa, en ocasiones se pierde de unos planos a otros sin sentido ninguno. Le falta ritmo; es como si en la mitad de una conversación con una persona te cambia los temas constantemente. No me he llegado a enterar mucho, ni tampoco explican mucho. Para olvidarla en el fondo de un baúl.

Anuncios

Princess Aurora (2005)

Publicado: octubre 12, 2017 en Asia, Drama, Japón, Películas, Thriller

Una mujer es asesinada en unos grandes almacenes. Nadie se imagina que los asesinatos seguirán, pero dos días después aparece otra víctima. Una mujer es asfixiada y la única prueba en la escena del crimen es una pegatina con un personaje de dibujos animados, “Princess Aurora”.

Un film que ya casi desde el inicio a uno le parece una especie de “El doctor Jekyll y Mr. Hyde”, pero a medida que se van conectando los asesinatos, la mujer misteriosa, el poli, etc.; la película cambia de regristro para llevarnos a la mente de nuestra protagonista. A ratos se hace un tanto lenta, pero esa intriga de las circunstancias por las que realiza todo, hace que enganche.

 

Rage / Ikari (2016)

Publicado: octubre 10, 2017 en Asia, Drama, Japón, Películas

Un hombre asesina brutalmente a una pareja y deja escrita con su sangre la palabra “Ikari” (Ira). Después, se hará cirugía plástica y huirá. En tres lugares distintos de Japón aparecen tres hombres misteriosos y la gente empezará a sospechar que los extraños puedan ser el asesino.

He de decir que la traducción de “Ira”, se podría cambiar más bien por “Rabia”(de la impotencia cuando suceden ciertas hechos); no solo por lo que deja escrito el asesino, sino por todo lo que acaece en el film. Volviendo a la película, nos narra tres historias absolutamente inconexas entre sí en un drama con toques de thriller al incio; donde si en un principo resulta intrigante deja paso al drama diario de las relaciones entre los personajes, saltando de una historia a otra. Ese drama se va acentuando hasta todo el desenlace final dando pie a esa “Rabia”. Demasiado larga en su duracción; en ocasiones se hace un tanto pesada.

Segunda parte de Solomon’s Perjury 1: Suspiction (2015); donde nos mete de lleno en la preparación y el juicio escolar de los sucesos acaecidos en la primera parte.

En esta segunda parte se centra todo en el juicio; mantiene la tensión para saber lo ocurrido, pero sin embargo debido a su excesiva duración (140 minutos), a la cantidad de reverencias de estos asiáticos en todas las conversaciones (van a acabar mal de las cervicales) y al final un tanto pobre, soso y buscando la lágrima fácil; he decir que me ha gustado mucho más la primera.

Después de que un estudiante de secundaria sea asesinado en Navidad y tirado en el patio del colegio, un supuesto testigo ocular ofrece una declaración anónima por escrito de lo sucedido. Un grupo de estudiantes de instituto decide descubrir la verdad, pues no está claro si fue asesinado o fue un suicidio.

Bastante interesante esta primera parte, donde nos narra toda la relaciones entre los estudiantes (de amistad, de compañerismo y también de bullying). Muy bien llevada toda la trama, aunque se hace un poco larga. A destacar todos y cada uno de los estudiantes en sus papeles; no tanto sus homónimos adultos. A pesar de esa duracción, deseando ver todo el desenlace en la segunda parte (y eso que son 140 minutos).

Una viejo matrimonio formado por Shukichi Hirayama (Isao Hashizume) y Tomiko (Etsuko Ichihara) viven en una pequeña isla, y a petición de sus hijos van a Tokio a pasar unos días, aunque no les gusta la gran ciudad. La pareja tiene tres hijos: Koichi (Masahiko Nishimura) es el hijo mayor que dirige un hospital; Shigeko (Tomoko Nakajima), la hija mayor, es dueña de un salón de belleza; y el hijo pequeño es Shuji (Satoshi Tsumabuki), que trabaja en el teatro.

Otra buena película japonesa, también muy intimista, y que nos enseña la realidad de los hijos con respecto a sus padres cuando se hacen mayores, pasando desde el egoísmo más absoluto, entre medias algo de pasotismo y también en otras ocasiones cariño y amor. Geniales las interpretaciones del matrimonio de avanzada edad, donde logran con una gran genialidad lo que es un matrimonio y la diversidad de caracteres entre ambos, y lo que tiene que aguantarse en una relación (en este caso se nota demasiado la servidumbre femenina frente al hombre). Un notable alto en todos los aspectos.

Sentaro tiene una pequeña pastelería en Tokio en la que sirve dorayakis (pastelitos rellenos de una salsa llamada “an”). Cuando una simpática anciana se ofrece a ayudarle, él accede de mala gana, pero ella le demuestra que tiene un don especial para hacer “an”. Gracias a su receta secreta, el pequeño negocio comienza a prosperar. Con el paso del tiempo, Sentaro y la anciana abrirán sus corazones para confiarse sus viejas heridas.

Un film absolutamente intimista, donde casi todo el film se desarrolla en la pequeña pastelería y con los tres protagonistas apareciendo en casi todo el metraje. Muy buena la interpretación de Masatoshi Nagase en el papel del pastelero Sentaro, y prodigioso el trabajo de Kirin KiKi en el papel de la abuelita tierna Tokue. También excelente la fotografía de los cerezos en flor acompañados siempre de una banda sonora que cautiva. Un canto a la vida y a disfrutar de todo lo bueno que hay en élla.

La super estrella de cine Soo Ta (Kang Ji Hwan) tiene un carácter que coincide con su sueldo, y una inclinación para los problemas. La filmacion de su última producción, una película de gángster, se detiene después de que él dé una paliza a su co-estrella. Metido en su papel, Soo Ta invita a Gang Pae (So Ji Sub), un gángster de la vida real, para que sea su nuevo co-protagonista. Gang Pae acepta, pero con una condición: toda la violencia en la película tiene que ser verdadera.

Me esperaba ver muchísima más acción; sin embargo trata más del carácter de los dos personajes, a veces tan parecido y a veces tan distintos. El film se me ha echo realmente largo, y es que no acabo de coger el gustillo al cine japonés.

 

El entomólogo Junpei Niki se ha embarcado en una expedición cuyo objetivo es recoger insectos cuyo hábitat son las dunas. Cuando pierde el último autobús, los lugareños le sugieren que se quede a pasar la noche allí. Le guían hasta una casa en una cantera de arena habitada por una joven viuda que vive sola. Ella se dedica a cavar arena para venderla, recibiendo dinero de los aldeanos por tal función, y simultáneamente evita que su vivienda sea enterrada. Cuando Junpei trata de salir de la casa a la mañana siguiente, se encuentra con que no está la escalera con la que accedió a la estancia donde pasó la noche. La gente del pueblo le informa de que debe ayudar a la viuda en su interminable tarea de cavar tierra. En un primer momento, Junpei intenta escapar e incluso tomará a la mujer como rehén, pero el agotamiento y la necesidad de agua le hacen claudicar.

Me ha parecido una película muy inusual; uno no sabe si está viendo un film dramático donde los protagonistas nunca podrán escapar, o está viendo un film erótico donde no se ve nada, pero son escenas muy bien logradas con la cámara. Demasiado surrealista para mi gusto, aunque destaca el trabajo de los dos actores principales, así como la dirección.

Creepy (2016)

Publicado: abril 22, 2017 en Asia, Japón, Películas, Thriller

Un policía retirado vuelve a investigar cuando un ex-colega le pide ayuda para resolver el caso de la desaparición de una familia, ocurrida 6 años antes. Mientras, el policía y su mujer se han trasladado a vivir a una nueva casa, donde tendrán de vecino a un extraño personaje.

Al film un thriller japonés que me ha convencido bastante, a la altura de los buenos thrillers surcoreanos. Muchos momentos de tensión cada vez que aparece el vecino rarito; y es que la interpretación del vecinito resulta de lo mejor del film. A pesar de que casi desde el inicio ya se aprecia el final, consiguen en ese toque de tensión que uno esté esperando que pase algo (aunque no pase nada), y que cuando pasa algo, a mi juicio, es cuando el film decae un tanto, ya que todo el final resulta pre-oraculizado. Lo que menos me ha gustado ha sido la insulsa investigación de los policías.